Cuan gran castigo, mi señora, para tan venial pecado

A vuesa merced acudo, amada mía

rogando perdonéis a este gañán.

Gañán y tuercebotas, eso soy,

incapaz de poner malicia alguna

por más que la esquiva fortuna

me lleve a cometer necedad.

 

No da de sí más mi caletre,

torpe soy y soy obtuso,

tanto soy y tanto yerro,

que en queriendo poner remedio

lo vengo al final a estropear.

 

Por  torpe y desacertado es por lo que

este, vuestro fiel enamorado,

pide de vuestra donosura

levantéis, os ruego, el castigo,

me deis la absolución

y volvamos de la mano a pasear.

 

Clemencia os pido, señora,

pues que llegada la hora,

al sonido del violín

salgáis rauda al balcón

a escuchar las melodías

que os canto con devoción.

 

Quede la culpa sanada,

la lección bien aprendida

y el amor tenga mi amada.

Stradivarius

Escribo desde que se hacerlo, pero es ahora que la enfermedad me ha apartado de mis obligaciones laborales cuando lo hago con más asiduidad. En realidad el escribir es una necesidad. En Abril Hércules de Ediciones ha publicado mi primera novela "Strakas-historia de una infamia",la he presentado ya en A coruña, Vigo,Valladolid y Madrid. Si os interesa podéis ver algo sobre ella en mi web o en la página de la editorial.Gracias a los que la leáis, estoy seguro de que os va a gustar. ;-))

Últimas publicaciones de Stradivarius (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada