-EXSCIND- Memorias de un guerrero, Ciudad de ladrones.

Ladrón no roba a ladrón, es el lema de esta nefasta pero inmensa ciudad, mi viaje y mi camino me trajo a este confín sin pensarlo, solo por buscarte a ti amada Mia, mi caballo está cansado, yo también. Frente a las puertas de la ciudad me detengo a pensar si es buena idea, su dirigente me conoce y no creo que sea bienvenido en esta ciudad. Me rodean los ladronzuelos que han perdido sus dedos o incluso manos por incumplir esta ley que resguarda la ciudad.

Rodeando el sector avanzan fuera de las murallas ocultándose entre las rocas y los arbustos. Pretenden robarme, pero no será fácil, no tengo oro ni joyas, mi espada esta desgastada y mi escudo roto así que no me preocupo por ahora. Avanzo lentamente entre las miradas de aquellos que en las sombras se ocultan las puertas abiertas no tienen guardias ni soldados a la vista, pero no significa que no me estén viendo.
Llegando a los barrios de la zona comercial se siente un aura densa de maldad y espionaje, todos se miran entre todos y actúan como si fueran personas comunes, lo cierto es que no lo son, entre los callejones las tiendas y los bares se ocultan sus intenciones reales, todos son ladrones aquí, siempre están en un limbo de robarse o no hacerlo, aun siendo ciudadanos no perderán una oportunidad para hacerlo.

Por eso existe esta ley de no robar a ladrón, y no es que sea verdad la realidad de esta regla es que no quieren verte robar porque un ladrón experto no se deja ver, eso me recuerda lo cruel que pueden ser, un asesino está dispuesto a matar por que es su deber el cual se encomienda y tiene un pago, es un mercenario se podría decir. Pero estos ladrones son capaces de mucho más por su propio criterio. No es normal que un ladrón mate pero el rey de esta ciudad única es capaz de muchas cosas es frio, cruel y más aún después de abandonar nuestro grupo. ¿No es así, Ladrón poeta? Malandro, te crees mejor que todos y por lo que veo sabes que estoy aquí.

Espero tu bienvenida y que prepares algo de té, tenemos que hablar viejo amigo aun que me odies por lo que paso, no habrá rima que embriague de calidez este momento, no esta vez. Rey de la ciudad de los ladrones Bahir Nahiara, también conocido como el hijo de la noche el ladrón más eficaz de toda Exscind.
Voy pues a ver tu siniestra cara de nuevo, con el anhelo de creer que sabes algo de Mia, y si no es así este será el final de mi viaje. Porque sé que no me dejaras salir con vida. Como tenga que presentarse este momento Bahir, no me importa ya lo que me pase, no desde que vi desaparecer a Mia.

Nine

Hace mucho que no escribo algo y quiero volver a escribir. novato como nunca y profesional de inspiración. esperemos guste lo que haga.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada