¡QUÉ TARDE LA DE AQUEL DÍA!

Acabamos de hablar de ella

y de mi mente no sale

ni dejo que se me escape

esa tarde de aquel día.

 

Fué como un sueño mi cielo

que esperamos tanto tiempo

y que realidad se hizo

esa tarde de aquel día.

 

Tras dos semanas de nervios

siete modelos distintos

que sobre la cama puse

y sorprenderte mi vida.

 

Y al final, como voy a Carrefour

como si voy a la compra

se me pasaron los nervios

esa tarde de aquel día.

 

De repente me calmé

creo, ¡que no lo creía!

ni imaginé que llegara

esa tarde de aquel día.

 

Pensé que era fantasía

que todo se esfumaría

que sería una ilusión

esa tarde de aquel día.

 

Que se hiciera realidad

fué una sorpresa mi amor

que nunca pensé pasara

esa tarde de aquel día.

 

Nunca olvidaré el momento

en que me identificaste

creí íbas a «esnafrarte»

esa tarde de aquel día.

 

Un beso hiciste volar

que me tocó hasta el alma

después de rozarme entera

esa tarde de aquel día.

 

Se cruzó nuestra mirada

y de mí salieron chispas

te abracé tal cual te amo

esa tarde de aquel día

 

Aquel día llevo tatuado

como tu nombre en mi mano

como también el «te quiero»

esa tarde y muchas tardes…

 

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada