Diabolus cojonutus

DIABOLUS COJONUTUS

Quisiera compartirles mi enfado
y aquí en pluma lo anoto, por si fuera necesario.
Morí tan joven como pude y todo lo gasté
sepultado, y en camino comenzado hacia el infierno
se me abrieron sus portones de rojos colores
ilusionado, al intentar pasar a aquel espectáculo luminoso
no lo logré…
Soplaba a las puertas un demonio de vivos calores.
—No puedes entrar si no pagas —dijo el diablo.
Los fuegos se alzaron, literalmente.
—No puedo saldar, he muerto solo y arruinado —contesté.
— ¡Qué demonios! Alma en pena si no pagas no hay condena —respondió.
Y yo, tan harto en vida como en muerte no pude callar.
—Déjame pasar condenado, violento me pones
y fue el último en hacerlo que ahora place muerto y enterrado
dicho esto ya es que sales enterado.
— ¡Por mil demonios como yo! Apártate de mi pórtico
y prueba en el cielo quizás.
— ¡Diablos! —exclamé.
—Pues aquí he llegado, a las puertas del infierno
y si he matado, séase a mí el averno —dije también.
—Lo siento. Me quema el dinero —me dijo.
Encendido como brasas robé el tridente al diablo
y cegado en discusión clavé las puntas a él.
En eso, llegó la parca, la culpable de mi nefasto revés.
—Yo apostaré su parte —dijo—, cual la entrada y todo un mes.
Miró el diablo a la muerte con el tridente clavado.
—No soy el banco de España, ni fio, ni nada —dijo ahora, el diablo.
Mas la parca en cólera, con la guadaña en su mano
clavó aquel arma al demonio.
— ¡Por Satán!, aun cien filosas me clavéis
si él no paga, no entrareis —exclamó el diablo.
Choraba a borbotones sangre, sudor y babas
de repente, un murmullo se escuchó
llegaban rabiosos piratas sin oro, tesoro o plata
y tan armados…

Maikel nait.

Maikel

Master, en el universo.

Últimas publicaciones de Maikel (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada