¡NI PUÑETERO CASO!.

Y dices que yo estoy teniente…

y tú tienes más graduacción

caso omiso es que me haces

y te me vuelves un «zorrón».

 

Ahora pondrás de disculpa

que necesitas «mimitos»

pero te pasas, mi cielo

hay que estar al loro siempre.

 

Hay que ser muy consecuente

sino…¡sabes lo que pasa!

y no lo querrás mi vida

como yo…¡no jorobarla!.

 

Así que ponte «la pila»

y no la de Duracel

que esa dura demasiado

cómprala en cadena cien.

 

Mientras te castigaré

y no te daré cuidados

ni carantoñas ni besos

sí, una patada en el culo.

 

Te quiero, mi despistado

o «remolón» redomado

ya sabes lo del refrán:

¡no lo dejes «pá» mañana!.

 

A ver si ya tomas nota

y hoy me llevo la sorpresa

de que has sido un niño bueno

obediente y responsable.

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada