Con una lágrima en la cara

La vida, de vez en cuando, te enseña que las cosas no son tan difíciles como parecían en un primer momento.

Añoro los momentos de risas en los que la soledad no era más que un mal recuerdo, pero me han dicho que he de madurar para poder hacerme mayor.

Lucho porque se me vea como uno más en una sociedad mediocre, y todo ¿para que?

Si soy sincero, no me voy a hacer más que daño si dejo que mis sueños sean rotos por un par de cabrones hijos de puta.

Y como no quiero sufrir, voy a ponerle una sonrisa alegre a la vida y voy a maquillar todos esos momentos malos que me toca vivir día a día,semana a semana, y así, durante dieciséis fatales años, remarcando con más consideración la fatídica adolescencia que me pasa factura poco a poco.

En medio de una sociedad de masas que vive un continuo deterioro a causa de lo que promete y no da, no se puede ser muy feliz.

Pero, al mal tiempo, buena cara.

Hoy es un día bastante especial.
Después de la resaca de emociones que me sucumbieron ayer, siento cómo la vida me da un abrazo al que debo aferrarme y en el que confiar ciega e intensamente.

Me siento extraño y absorto en mis pensamientos, dejados de la realidad que más o menos he vivido hasta ahora.

Me siento diferente, como más maduro, siento como mi mundo me dice que soy más capaz de afrontar con mayor orgullo y sin prejuicios lo que me viene ahora encima.

Y aún así, siento que aún, en alguna parte de mi, hay un niño que intenta ser comprendido.

2 Comentarios

  1. por kaldina publicado el 14/07/2010  05:17 Responder

    Hola! Me parece interesante como reflexión, sobretodo por el drama adolescente, jeje.

  2. por narf94 publicado el 16/07/2010  11:41 Responder

    Muchas graciaaas
    si quieres leer algo más de mi, aquí te dejo mi blog personal:
    http://www.mentescastigadas.blogspot.com
    muchos besos a todo el que lo lea

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada