NO SÉ CÓMO TITULARLO…

Aquí me tienes cariño

tranquila, muy sosegada

en nuestro sofá de siempre

que sigue sin ser de IKEA.

 

Hoy estuvimos hablando

del tiempo que recordamos

para mí, los más deliciosos

de esos «maravillosos años».

 

Y te contaba mi cielo

que algunos ya se han borrado

pero otros muchos mi vida

siguen igual que hoy los tengo.

 

Te quedaste sorprendido

de detalles que te digo

y a mí tú me sorprendiste

con los tuyos, yo olvidados.

 

Cada vez que nos juntamos

salen a relucir por sí solos

y al igual que te ha pasado

los míos nunca he olvidado.

 

Lo que hoy te conté mi cielo

siempre lo llevé grabado

y guardo con gran cariño

restos que fueron de antaño.

 

Ya te los enseñaré cariño

y verás que no te miento

como oro en paño los tengo

y morirán a mi lado.

 

Te he querido tanto,

tanto de tanto y de mucho

que puedo decir bien claro

que sólo de tí me he enamorado.

 

Y fué tan grande ese amor

tan puro, tan verdadero

que no conozco nada igual

ni me arriesgo a conocerlo.

 

Siempre me quedé contigo

como mi único amor,

que fué el primero y el último

y te lo juro ante dios. (No sé si sirve de algo… por eso lo pongo en minúscula, escoge tu el

que quieras.)

Tanto te he amado,

tanto es lo que te he querido

que aunque te borren del mapa

seguirás siendo querido.

 

Ya te he hablado de mi vida

de las cosas que han pasado

y que en el medio de ellas

sólo tú me has aliviado.

 

Sin tú saberlo, pequeño

sin siquiera adivinarlo

me tuviste enamorada

y hasta que muera lo hago.

 

En tí busqué mi consuelo

y las penas enterraba

en cuanto veía tu rostro

todo aquello se borraba.

 

Toda mi vida fué un sueño

y en ese sueño tú estabas

me cogías de la mano

y hasta el cielo me llevabas.

 

Si me cobraran los viajes

hoy estaría pidiendo

en un portal, en la calle

o en la puerta de algún metro.

 

Viajé hasta el fín del mundo

sin pensar en encontrarte

fué un milagro aparecieras

en el momento más malo.

 

Siempre te querré amor mío

eternamente lo haré

me haces tan feliz pequeño

que esto sigue siendo un sueño.

 

Que despertarme no osen

que anden pisando huevos

que quien rete a despertarme

rece por haber nacido…  (me dá igual sea de Cuenca como de Badajoz).

 

 

 

 

 

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada