Entrevista del profesor Crown a Michael Jones, único superviviente en el caso Legion

Desde hacía mucho tiempo Warren ha creído en esas cosas pero nunca ha hablado de ello. Las únicas personas que lo sabíamos éramos Levion, Oliver y yo. Nos enteramos una noche estando en casa de Oliver. No recuerdo exactamente quién sacó el tema, solo recuerdo que el único de nosotros que parecía creer de verdad era Warren.

 

  • ¿Cómo que tú si? Nunca me lo habías dicho.
  • No me gusta hablar de esas cosas.
  • ¿En qué te basas para creer que esas cosas son ciertas? ¿Porqué creer en algo de lo que no te gusta hablar? – Preguntó Levion.
  • Yo no elegí creer. A veces ocurren cosas que por más que lo intentemos no podemos ignorar.

 

Aquello nos dejó desconcertados. Warren parecía estar convencido de lo que nos estaba contando. Después nos dijo que prefería que aquello no se lo contáramos a nadie y así hicimos.

 

  • ¿Por qué creyó lo que Warren les estaba contando?

 

Warren nunca contaba mentiras. Lo conocía desde siempre y nunca lo ha visto decir ni una sola. Él no era de esa clase de gente que en ocasiones miente para divertirse con la reacción de los demás.

 

  • ¿Volvieron a hablar del tema?

 

Ninguno de nosotros volvió a hablar de ello hasta que un día Levion se presentó en mi casa para decirme que Warren había estado hablando con él.

 

  • ¿Qué le contó?

 

Dijo que había ido a pedirle ayuda.

 

  • ¿Qué clase de ayuda?

 

No me lo dijo. Centró la conversación en el tipo de creencias que tenía Warren y en la posibilidad de que fuesen ciertas.

 

  • ¿Warren convenció a Levion de esas cosas?

 

No, no lo creo. Pero parecía estar nervioso por concebir la posibilidad de que fuera cierto.

Los días siguientes le vi muy poco, tan sólo una o dos veces en la biblioteca de la facultad.

 

  • ¿Cuándo empezaron a complicarse las cosas?

 

Cuando Lana celebró su cumpleaños todos decidimos ir al lago pero mientras los demás iban para allá yo fui a buscar a Levion para decirle que se viniese con nosotros.

 

  • ¿Él no había estado en la fiesta?

 

No, pero pensé que podría apetecerle venirse con los del grupo.

Desde ese momento todo cambió.

Señor Crown, esto…

 

  • Tranquilo, tómese su tiempo.

 

Caminé por la oscuridad de aquella noche hasta llegar a Neighbor Street que era donde se encontraba la casa de Levion. La vi desde lejos y caminé hacia ella. Me extrañó que varias de las farolas de la esa calle estuviesen fundidas pero seguí mi camino hasta que llegué a la puerta principal del número 127, donde vivía Levion.

 

-silencio-

 

  • ¿Qué sucede?

 

Señor, algo raro pasó en aquella casa…

 

– Cuénteme lo que pasó cuando llegó.

 

-silencio-

 

  • Si no te encuentras bien paro la grabadora y seguimos dentro de un rato.

 

No, no hace falta. Cuando llegué a la casa de Levion subí las escaleras del porche y toqué el timbre. Esperé unos minutos y volví a pulsarlo pero al ver que nadie iba a abrirme me dirigí a la parte de atrás de la casa y allí pude ver que dentro de la casa había luces encendidas. Supuse que Levion estaría escuchando música y no podría oír el timbre así que le llamé a su móvil por si lo llevaba encima.

Nada mas marcar su número sonó la melodía del teléfono en el salón de la casa, -que yo veía a través de la ventana de la parte de atrás-. Escuché un gran golpe en el piso de arriba y unos pasos que corrían frenéticamente hasta bajar por la escalera de madera que conectaba con el hall principal.. El teléfono dejó de sonar y en mi móvil se cortó la línea. Esto me extrañó bastante así que volví a llamar pero tan solo escuché una voz diciendo que el teléfono al que estaba llamando estaba apagado. Volví a oír esos pasos que corrían asta vez desde la entrada a la sala. Entonces vi entrar lentamente a Levion en el salón. Su aspecto era francamente tétrico..

 

  • ¿Tétrico?

 

Los ojos rojos abiertos de manera exagerada, el cuerpo completamente erguido y su rostro inexpresivo me espantó.

De pronto, su cara pareció transformarse y ahora como si sufriese el mayor de los tormentos comenzó a gritar palabras que no conseguí entender.

Al ver esto me estremecí y caí al suelo pero pude ver como cogió un abrecartas de encima de la chimenea y comenzó a escribir palabras en la pared…

 

-silencio-

 

No conocía mucho a Levion pero esa manera de actuar me estaba asustando bastante.

Mientras le veía acuchillar la pared con gran violencia mientras gritaba no podía pensar en nada, mi mente parecía estar apagada, entonces, todas y cada una de las luces de la casa tintinearon durante a penas unas centésimas de segundo y se apagaron rápidamente llevándose con ellas los gritos de Levion y el desagradable sonido que producía la cuchilla al golpear la pared.

Me levanté corriendo del suelo y me aparté de allí. Supongo que fue porque había sentido mucho miedo al ver todo aquello.

Permanecí inmóvil unos cinco minutos y como vi que no ocurría nada más, entonces, preocupado por Levion me acerqué con mucha cautela a una de las ventanas que daban a la sala pero casi no se veía nada así que coloqué mis manos para poder ver mejor el interior de la casa y allí le vi.

Sufrí una terrible conmoción al verlo. Su rostro era aterrador. La siniestra mueca sonriente en las comisuras de sus labios, sus ojos brillantes rojos y su pelo despeinado.

Estaba sentado en una silla que había colocado frente a la ventana desde la que yo miraba. A oscuras, algunas pequeñas luces producto de las farolas tras los árboles le cubrían la camiseta rasgada y sucia.

Tras unos segundos paralizado por el pánico me di cuenta de que me estaba mirando a mí, con esa sonrisa diabólica. Entonces salí corriendo de allí. Corrí y corrí lo más que pude.

4 Comentarios

  1. por Catherine mejia publicado el 17/03/2011  20:37 Responder

    Muy buen relato, si señor!

    besos

    Catherine

  2. por Lascivo publicado el 22/03/2011  17:48 Responder

    Muy muy buen relato.
    Me parece que tienes una escritura sobria, elegante, tranquila. No adelantas acontecimientos ni te aceleras. Genial.
    Creo además que has escogido un buen argumento, de los que pueden poner los pelos de punta si lo desarrollas más. Enhorabuena.
    Además, creo que es tu primer relato aquí, así que ¡bienvenido!

  3. por Pequadt publicado el 24/03/2011  10:50 Responder

    Coincido con Lascivo: muy buen relato ^^

    Me están entrando ganas hasta de escribir uno tras leerlo :P

  4. por xplorador publicado el 04/04/2011  17:01 Responder

    Me gusta. Consigues crear una atmósfera realmente inquietante con la entrevista. El episodio que relatas en el interior de la casa también es bastante tétrico, porque vemos parte de lo que ocurre a través de un frágil cristal.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada