El camino en la mirada

Cuando vuelvas te esperaré,
sola.
Porque tendrás que venir sola,
te lo exijo.
tendrás que venir sola y arrastrándote,
humillada,
penitente por toda tu obra.
Tendrás que venir sola por desconfiada,
por perra.
Completamente sola.
Y temblorosa de futuro.

Y yo te esperaré,
solo.
Ya previamente humillado,
ya previamente arrastrado.
Pero calmo.
Consciente de la soledad compartida.
¡Tan mía!
Y que será tan nuestra.

Y, cuando llegues, te sabrás más sola;
cuando llegues y me veas solo,
quizá rodeado,
quizá casado, 
quizá con hijos,
pero solo.

Sabrás que llegas años tarde
y también sabrás que estás a tiempo.
Que yo mantendré mis promesas
y que te concederé un perdón
o dos o…¡cuantos quieras!
pero después daré mi espalda y huiré.
Paso a paso, despacio, sobre la nieve
borrando mis huellas,
negando mi rastro.

Mal acostumbrada al sí incondicional
te quedarás quieta,
inerte,
sin reacción.
Y pensarás,
quizá por primera vez,
que nunca jamás habías estado tan completamente sola.

khajine

"Lo que es, es. Lo que no es, no es. Algo no puede ser y no ser al mismo tiempo y en el mismo lugar". Salvo los sinsentidos. Los sinsentidos son sinsentidos y no son sentidos, lo que corrobora la primera regla, pero, si su sentido es ser un sinsentido, ahí es cuando deja de tener sentido la cosa.

Yo soy escritor porque escribo pero no puedo escribir tanto como me gustaría ni tan bien como quisiera. Eso me convierte en un laico de la escritura. Para romper con ello, escribo más de lo que puedo y mejor de lo que sé. Soy "amateur" porque adoro escribir pero, también, "odiateur" porque, a veces, pierdo el Norte y no me convenzo ni a mí mismo en mis letras.

Por ello, como introduje, soy y no soy a un tiempo. O, quizá, soy y no soy a diferentes tiempos o de forma dependiente de para quién.

Últimas publicaciones de khajine (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada