Deseo cumplido

¡Cómo le picaba todo! Al principio no le dio importancia, pero cuando se rascó una oreja y ésta cayó dentro de su café, entonces se asustó de verdad. De vuelta a casa perdió la otra oreja, su nariz salió disparada tras un estornudo y notó como, uno a uno, los dedos de sus pies se desprendían y bailaban libres dentro de sus zapatos.
Le abrió la puerta una niña desconocida: «rápido, pasa, está ocurriendo», dijo sonriente. En ese momento, dos manitas infantiles emergieron del pecho del anciano. Desde luego, los sueños tienen formas imprevisibles de hacerse realidad

Últimas publicaciones de Antonio Avila (ver todo)

6 Comentarios

  1. por Irene Sanchez publicado el 22/01/2014  10:51 Responder

    Me gusta mucho, muy original :)

    • por Antonio Avila publicado el 22/01/2014  20:45 Responder

      Muchas gracias Irene!! :-)

  2. por pedro publicado el 23/01/2014  10:11 Responder

    Original donde los haya, y te deja con un sabor de boca que pide más....

    • por Antonio Avila publicado el 23/01/2014  21:50 Responder

      Muchas gracias Pedro! ;-)

  3. por newowen publicado el 30/01/2014  02:22 Responder

    Sorprendente y original. :)

    • por Antonio Avila publicado el 30/01/2014  20:04 Responder

      Muchas gracias newowen. Un saludo! :-)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada