El alba

Y de este modo, ante la lápida de su tío en la que se podía distinguir aquella frase que tanto disfrutaba recitando, tomó su espada, su último legado y volviendo la vista atrás una última vez, el joven de sombría mirada emprendió su camino prometiéndose que éste no llevaría a un lugar distinto de la inmortalidad.

Últimas publicaciones de Kignacio (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada