Adiós, rutina

El último dinosaurio existente pagó religiosamente su billete y subió al autobús. Sin embargo, el vehículo no podría avanzar debido a la caravana de caracoles. Así que, hastiado, decidió echar a volar. Para su regocijo, avistó más dinosaurios y se entusiasmó. No era el último, al fin y al cabo.

Últimas publicaciones de Spyro (ver todo)

2 Comentarios

  1. por newowen publicado el 25/01/2014  23:31 Responder

    Muy original, suerte.

  2. por Spyro publicado el 25/01/2014  23:38 Responder

    Muchas gracias por tu comentario, newowen. :)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada