SACRIFICIO

-¡Imbécil! –brama el dios Ka-Ulta -. ¿Qué es esto que me has traído?

-Oh, mi señor, esto es una riquísima ensalada del chef, con lechuga, tomate, cebolla, apio, unos aguacates, y aliñada con aceite virgen de la mejor calidad –se mueve de un lado a otro Magorz, el sonriente hechicero, mientras agita los brazos.

-¡Me da igual que os hayáis hecho todos vegetarianos! ¡Exijo sacrificios humanos, como antes! ¿Comprendes? ¡Sacrificios humanos!

-Oh, pero qué horror, no…

-¡Es mi última palabra! ¡Lárgate!

-¡A que nos acabamos convirtiendo al cristianismo! –dice el hechicero, justo antes de desaparecer detrás de una roca.

Últimas publicaciones de Javier (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada