Pesadilla

Aquella vez tuvo una pesadilla acumulativa. Le acecharon, por turnos, dos zombis hambrientos, un rechoncho hombre-lobo y tres o cuatro figuras traslúcidas venidas del más allá -seres que, lastimosamente, no se contentan con estar simplemente muertos-.

Sin embargo, cuando los rayos solares tocaron sus párpados cerrados, Juanito se fue despertando, y al abrir los ojos se encontró con la presencia sosegadora de su madre.

Nada como una sonrisa de su mamita para tranquilizarlo: el dulce mohín que dibujan sus labios, la ávida lengua enroscada, y dos colmillos sobresaliendo de sus comisuras; inequívocos símbolos del seguro orden de las cosas.

 

Últimas publicaciones de John Self (ver todo)

1 Comentario

  1. por newowen publicado el 30/01/2014  01:56 Responder

    Buen giro final :)

Responder a newowen Cancelar respuesta

Tu dirección de email no será publicada