LA DEUDA

Estoy en deuda contigo

y no sé cómo pagarte,

no le encuentro el «precio justo»,

no quiero «pecar» de rácana.

 

Me has dado TODO en mi vida,

desde casi siendo niño,

me enamoraste, entonces

y desde entonces te amo.

 

Nunca he olvidado tu cara…

tus ojos llevo grabados, tu mirada tatuada,

tus labios tengo aún pegados,

con los besos que me dabas.

 

Tus manos noto en las mías,

en mi cintura tus brazos,

me agarrabas fuertemente

cuando «pegado» bailabas.

 

Tus cartas en mi memoria

y hasta tus dulces palabras,

nunca me sentí mejor,

más querida… más soñada.

 

Me acompañabas a casa,

a «saltitos» me llevabas,

… unas veces eras bajo…

y  otras… a mí me pasabas!.

 

Vale, sí… tú también puedes reírte,

porque… yo era  «patizamba»,

¿te acuerdas que calcetaba? ja, ja.

Me llevabas de la mano…otras veces abrazada.

 

Y, llegados al portal,

mirábamos a un lado y a otro,

y viendo que no nos miraban,

me besabas, me abrazadas y acariabas mi cara.

 

¿Cómo te puedo pagar esa factura tan cara?,

¡pues queriéndote como ahora hago!

… y me hago yo el descuento: ahorrando el desplazamiento,

las horas de aquel  trabajo… y el  IVA..¡ no te lo pago!.

 

Llevo caja de caudales,

calderilla no  hace falta,

de corazones  «llenita»

…de todas partes del cuerpo.

 

El ALMA en billete de oro,

El AMOR en esmeralda,

La PASIÓN en un zafiro

y de «broche» un CORAZÓN, para clavarlo en el TUYO.

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada