Prisión de Silencio

En la penumbra de mi habitación, aislada resuena mi respiración, acelerado palpita mi corazón, el pánico, me aferra a las sábanas de la cama.  Un frío opresor me cala los huesos, haciendo mis dientes crujir, lo que está estancado a los pies de mi cama, es más oscuro que la noche.  ¡Se acerca! una presión en el pecho me dificulta respirar, quiero escapar, pero no logro moverme, su perversidad me vuelve a dominar.  Un grito desgarrador se desprende de mis entrañas, nada logra salir por mi boca, mudos mis labios, no consiguen auxilio, alaridos atascados en mi garganta imploran, asfixiándome lentamente.  Violento, me azota contra la pared, elevándome sobre la cama, siniestro me deja caer al suelo, intento correr hacia la puerta, no logro dar paso, cada pierna pesa una tonelada, siento que corro, pero no logro avanzar ¡viene nuevamente por mí! siento su aliento sobre mi nuca, ¡Esta muy cerca! La puerta no se abre, ya casi me alcanza, ni siquiera quiero voltear a ver su horrible rostro.  Una luz ilumina la ventana, me arrojo a través de ella, cayendo en el vacío, a través de un enorme precipicio, puedo sentir el corazón salirse por mi pecho.  En el suelo retomo el aliento, la alfombra gruesa y la alarma del despertador, me convencen, todo ha sido una pesadilla, ¿O no?

Joanna

Solo puedo decir que escribir, es una oportunidad de soñar.A veces los sueños, trasladados al papel, se convierten en vivencias.

Últimas publicaciones de Joanna (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada