CAPERUCITA BOBA, la historia nunca contada

Érase una vez Caperucita boba, una niña que en pleno siglo XXI iba por ahí con una cesta en vez de un bolso, trencitas de Pipi Calzaslargas y una caperuza roja pasada de moda. Un día, su madre le dijo que le llevara a su abuelita, que vivía en la residencia de ancianos, una cesta con comida, bebida y las pastillas para la tensión. Evidentemente, en aquella residencia no les daban nada de nada.

Caperucita boba se fue en dirección a la residencia. Pero por el camino se encontró al Sr. Lobo, que le ofreció unos caramelos. Caperucita, que era boba pero no imbécil, los rechazó y se fue por otro camino para huir del Lobo.

El Lobo se quedó muy triste al ver que le habían vuelto a confundir con un secuestrador. Lo que le sucedía era que se sentía muy solo, tanto, que tenía el síndrome de Diógenes. Había llenado su casa de tal cantidad de basura que ya no podía entrar, y se pasaba día y noche en el parque, tirando migas de pan y ayudando a extender la plaga de palomas que infestaba la ciudad.

Como los niños le tenían miedo, se fue a la residencia de ancianos para probar suerte. Pero a los vigilantes les pareció un indigente que venía a robar y le echaron a patadas. El Lobo no se rindió y se coló por la ventana de atrás. Allí se encontró con la abuelita de Caperucita boba, que le preguntó al lobo por qué intentaba colarse en una residencia que, más que una residencia, parecía el corredor de la muerte.

Después que el Lobo le contara su triste historia, la abuelita le propuso que él se hiciera pasar por ella: la abuelita podría fugarse y el Lobo podría hacer amistad con los pobres abuelitos. Al Lobo le pareció una buena idea y se vistió con las ropas de la abuelita mientras ella se escapaba. Cuando se miró al espejo con el vestido puesto, el Lobo se dio cuenta de que siempre había querido ser “Loba”. En aquel momento, llegó Caperucita boba a la habitación. Se quedó mirando al Lobo vestido de abuela y le preguntó cuanto tiempo llevaba sin depilarse. El Lobo se sintió tan avergonzado que se comió a Caperucita boba de un bocado.

Vestida de mujer y con una niña en la barriga, el Lobo por fin se sentía feliz. Pero Caperucita boba luchaba por salir y el Lobo empezó a chillar de dolor. Los vigilantes tuvieron que llamar al chico de mantenimiento, que también había hecho un curso de cirugía a distancia. Al ver al Lobo con semejante barriga, les dijo que se trataba de un embarazo de alto riesgo, por tratarse de una “abuelita” tan entrada en años. Como no disponía de bisturí, el chico de mantenimiento tuvo que coger un hacha en plan leñador y le abrió la barriga al Lobo.

Caperucita boba salió llorando y se fue corriendo a su casa. El chico de mantenimiento le preguntó a la “Loba” que si “ella” era tan velluda, como había podido tener una niña tan rubia y blanquita. Para disimular, el Lobo le contestó que qué esperaba a su edad, pues sólo podía ser madre de alquiler.

Y todos fueron felices y las palomas comieron lombrices.

Made by Zilniya

Zilniya

Soy Zilniya, humilde escritora por afición que reside en la bella e inspiradora isla de Ibiza. Como el clima mediterráneo de mi isla, puedo ir suave y romántica como la primavera, encontrarme cual melancólico otoño o reír como un sol de verano. Ni en invierno dejo hibernar las ideas.

Últimas publicaciones de Zilniya (ver todo)

10 Comentarios

  1. por Flor publicado el 13/11/2008  15:55 Responder

    xDD muy divertido

  2. por articmasteray publicado el 13/11/2008  18:57 Responder

    sI, ME HE REIDO BASTANTE

  3. por Zilniya publicado el 14/11/2008  09:46 Responder

    Gracias, me alegra que os haya hecho pasar un buen rato. Reconozco que en esta historia voy un poco "a saco" con varios temas, pero es que también tengo según que días... XDDDD

  4. por Lascivo publicado el 14/11/2008  13:31 Responder

    jjajajaja, moooola mazo XD
    es la historia de caperucita deconstruida, como lo que hace Adrià con la comida

  5. por ameliemelon publicado el 14/11/2008  19:19 Responder

    que bueno!!

    se ve que te gusta reinventar las historias de la infancia y darles otro punto de vista, mas actual y menos ideal.

    muy divertido, en serio ^^

    amelie...

  6. por champinon publicado el 18/11/2008  12:57 Responder

    Si la verdad esk es buenisimo, me he reido mucho... tiene punta! me gusta! xD

  7. por zilniya publicado el 24/11/2008  14:30 Responder

    Para más detalles de este cuento: http://ecologismoliterario.wordpress.com

  8. por newowen publicado el 11/12/2008  20:38 Responder

    jeje ¡me lo he pasado muy bien leyéndolo!
    Lo decomo enganchar la historia del leñador con el chico de mantenimiento me ha parecido de lo más original jeje.

    S'esque entre lobos travestidos, cerditos okupas, Hansel y Gretel, niños de la calle con anorexia y bulimia respectivamente...
    ¡menuda infancia hemos tenido colegas!

    PD: ¿sabeis? el otro día leyendo me enteré que en la historia original de pinocho, no se convierte en niño, sino que muere por culpa de todas sus fechorías ¡O_O!

  9. por santamaria publicado el 13/12/2008  21:04 Responder

    Lo del embarazo me ha parecido genial. Enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada