Gato Blanco

Entre las piernas de espectros vagos
como el soplo débil de la tierra
un gato magullado y blanco lame
con su lengua negruzca, gangrenosa
Y aunque limpiara nuestros pies sangrientos,
no dejamos de ser bestias, espectros…
Lo matamos y el blanco de su pelo,
se quedó en el césped rojo y verde.
Su muerte gritaba Jesucristo…
Su alma susurraba una cruz eterna

Últimas publicaciones de Zeledeon Diner (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada