Los despojadores

Sabía que por todas las razones aquella luz no me llevaría a nada bueno, pero, por alguna razón decidí estrechar mi mano a ella. Cuando lo hice viajé en cuestión de segundos a un lugar de quién sabe qué sitio del cosmos. Y allí un círculo rodeador compuesto por miles de engendros con ciclópeas cabezas, ojos cosidos y bocas desgarradas, comenzaron a despojarme de mis carnes hasta el punto de que la agonía me consumiera y mi vida sólo fuera un rumor del pasado.

 

 

Antes de que te vayas… si deseas adentrarte en un mundo de sombras, visita «Almas condenadas» la dirección es la siguiente: http://almascondenadas-df.blogspot.com/

También pueden manchar con sangre en «me gusta» facebook…

http://es-es.facebook.com/pages/ALMAS-CONDENADAS/271727939514700

-Eso es todo, ahora prosigue con tu vida lector constante-.

Últimas publicaciones de Damian Fryderup (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada