La chica de los pendientes de perlas

La chica de los pendientes de perlas paseaba por el barrio. Nunca sabías si iba o venía, pero tampoco importaba demasiado; jamás me interesó su destino, sólo rezaba para que su camino pasara bajo mi ventana.

Era una chica preciosa, de esas que ves en las revistas y te preguntas dónde coño se meten cuando sales a la calle. Tenía un nombre exótico, tan exótico que no consigo recordarlo.

Pensé en casarme con ella diez o doce mil veces, aunque no creo que ella pensara nunca nada parecido. Es difícil fijarse en alguien que se esconde detrás de una ventana, y más si esa ventana está en un cuarto piso. Pensaba que si la chica de los pendientes de perlas durmiera conmigo los sábados, no tendría que pasar más domingos corriendo hacia atrás.

 

Winston

Hace de esto ya muchos, muchos años, cuando en un reino junto al mar viví...

Últimas publicaciones de Winston (ver todo)

3 Comentarios

  1. por Yizeh publicado el 06/09/2012  07:32 Responder

    ¡Oh! Qué gran última frase. Fantástica. El remate perfecto para un microrrelato romántico. Genial.

  2. por Ladydaiquiriblues publicado el 06/09/2012  16:54 Responder

    Tengo un amigo que dice que sólo las chicas con pendientes de perlas son "decentes"...
    Me gusta ^^

  3. por Winston publicado el 06/09/2012  18:34 Responder

    Ladydaiquiriblues, tengo alguna que otra duda al respecto... pero gracias! jeje.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada