Candela

Candela, sumergida en la profundidad del mar se sentía sola.

Nunca había estado tan a gusto y le resultaba curioso porque su vida estuvo colmada de satisfacciones, siempre recibió y dio amor, jamás se rindió ante la adversidad y le gustaban las personas.

Pero ahora, sóla, sin rumbo, flotando a varios metros bajo el agua se sentía libre y exclamó «por fin«.

Candela murió ayer, a los 90 años y mientras ella aleteaba miles de personas la despedían en el cementerio.

Últimas publicaciones de Temtem23 (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada