Una criatura pequeña

En el bosque vivía una criatura tan pequeña que nadie conocía su existencia. Deseaba que todos la contemplaran pero su escaso tamaño se lo impedía.

Todas las noches la criatura se imaginaba en el cielo resplandeciendo como las estrellas.

Un día decidió construirse unas alas para alcanzar el cielo. Voló y voló hasta que llegó junto a las estrellas. Allí las constelaciones la observaron admiradas por su valor y decidieron regalarle parte de su resplandor. Le dieron un empujón y regresó a casa.

Y así, todas las noches, la luciérnaga se abre paso en el bosque llenándolo de luz.

Últimas publicaciones de Monica Lopez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada