Purgas

La mujer que iba en el coche a mi lado vomitaba corazones rosados todas las noches.

Lo hacía en silencio y de rodillas, mientras su príncipe dormía plácidamente. Últimamente escupía también pelis lacrimosas y promesas lamiosas susurradas al oído. Esta noche, me cuenta, ha sido diferente. Entre corazones de algodón ha dado la penúltima arcada. La última ha sido en mi tartana, tiñendo de un azul viscoso toda la tapicería mientras escapamos.

Acelera, coño, carraspea.

Y ya no escuchamos resoplidos en el asiento trasero. Tan sólo un último resuello aturquesado.

Últimas publicaciones de xenia (ver todo)

2 Comentarios

  1. por newowen publicado el 08/01/2014  11:27 Responder

    Desde luego, muy original, xenia. ¡Un saludo!

    • por Xenia García publicado el 08/01/2014  12:56 Responder

      ¡Muchas gracias! Dedicado a las mujeres que no quieren ser princesas :-)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada