EL EFECTO FLECHA

–¡Ak, rigurk! – Dijo Kroal Tur, justo cuando el arquero elfo soltó la brillante flecha.

Como todo orco,  había oído hablar del “efecto flecha”, pero hasta hoy no había creído en su existencia. Todo a su alrededor se había paralizado salvo el esbelto proyectil élfico, que se acercaba lentamente hacia él.

Es magia, pensó Kroal, y poderosa. Un hechizo oscuro nos protege ahora. Sonrió, mientras pensaba en tantos compañeros perdidos a causa de los arcos élficos. Nunca más, se dijo, pues ahora podemos apartarnos. Voy a hacerlo…

La flecha le alcanzó en un ojo. Kroal, sorprendido, cayó muerto.

Últimas publicaciones de Miguel A. Galindo (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada