¿Sueño de espirales?

Mi grito me despierta, estaba ahogándome en trémulo sudor, otra pesadilla me había sacudido. Mi hermanito se acerca para regalarme un salado abrazo…, tras unos minutos enlazados, se lo agradezco y le digo que regrese a su cama, sin embargo no me libera, y de sus labios brota un clamor bronco e ininteligible. Me retuerzo para intentar zafarme, advirtiendo cómo su angelical rostro se va deformando hasta ser el de aquel demonio, el que me acecha en cada sueño. Intento chillar, y aunque mi voz parece no poder flotar al aire, mi grito me despierta, mi hermanito se acerca…

Últimas publicaciones de Fauno (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada