Ella

Ella, sola, se sentaba al final

y yo siempre la intentaba mirar,

sus piernas cruzadas  me hacian temblar,

con sus medias negras y falda virtual.

 

Tan corta, que veía el paraiso

de su muslos finos y atléticos

insinuandome su porte épico

y su cuerpo que aún reviso.

 

Más su escote no era de menos,

con una camisa de tela fina,

donde se dibujaban sus senos.

 

Y que puedo decir de sus labios,

grandes, carnosos, hechos para besar

sin duda que sus padres eran sabios.

 

 

 

Últimas publicaciones de Martin Pescador (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada