EL VALOR PARA AMAR

-Creo que es posible que puedas ser mía-le dije, en tono bromista.

-¿Ah sí?-me preguntó ella, mirándome fijamente con sus increibles ojos.-¿Cómo, si se puede saber, lo conseguirás?

-Verás-le empecé a explicar tal como había ensayado una y mil veces en mi cabeza.-Primero yo haría acopio de valor, y te pediría una cita. Tu aceptarías aunque fuera solo por pena, y yo te invitaría al parque. Cuando vinieras, me quedaría sin respiración al contemplar todos y cada uno de los detalles que hacen de tí una chica perfecta, y tímidamente te ofrecería un ramo de rosas rojas, tulipanes jaspeados y margaritas rosas, símbolos de amor; que habría comprado en una floristería cercana. Tú lo aceptarías, y yo te propondría dar una vuelta por el parque. Al principio no diríamos nada, simplemente disfrutaríamos de la mutua compañía, hasta que uno de los dos (probablemente tú), comenzaría a hablar de algo sin importancia, como una alusión al tiempo o un comentario sobre el ámbito escolar. A partir de entonces, empezaríamos a conocernos mejor, iniciando una torpe danza de cortejo que se interrumpiría antes de que llegara a ser algo serio. Cuando cayera la noche, comentarías que tienes frío, y yo me apresuraría a cederte mi chaqueta aunque estuviera temblando, porque en el interior estaría reconfortado por el calor de tu cercanía. A continuación llegaríamos hasta una cafetería cercana, y te invitaría a tomar algo. Yo pediría un zumo, tú un batido; y seguiríamos charlando, incluso mucho después de terminarnos nuestras bebidas. Llegado un momento, en el que habríamos perdido la noción del tiempo, tú mirarías tu reloj distraída, y te darías cuenta de la hora que sería. Te despedirías de mí con prisa, planteando la posibilidad de una segunda cita. Tras pagar, yo me volvería feliz a mi casa, habiendo cumplido el sueño de pasar un día con una persona tran increible como lo eres tú-tras esto, nos quedamos un rato en silencio sin saber muy bien qué decir. Yo saqué de mi mochila un libro sobre la Antigua Grecia y me puse a leerlo, mientras que ella miraba al suelo con aire pensativo. Pasado unos instantes, levantó la cabeza y fijó sus chispeantes ojos en los míos.

-Si me deseas, ¿por qué no me pides salir?-me preguntó, inquisitiva.

-Porque para eso me haría falta valor-le respondí con una triste mirada.-Y nunca me atreveré a hacerte una pregunta que requiera tal bravura.

Ella quiso responderme, pero en ese momento sonó el timbre que anunciaba el final de las clases.

Últimas publicaciones de Victor Garcia (ver todo)

1 Comentario

  1. por Yizeh Castejón publicado el 05/12/2014  07:52 Responder

    Si sonó el timbre que anunciaba el final de las clases... ¿es porque todo esto transcurría en clase? ;)
    Bravo, Víctor. Espero seguir leyéndote.
    ¡Bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada