A LA ENÉSIMA POTENCIA.

Y tú hablas de ternura

cuando tú estás hecho de ella

de abajo a arriba lleno

de la cabeza, a los piés.

 

En cada latido de tu corazón

por los poros de tu piel

por las huellas de tus dedos

por tus ojos color miel.

 

Y, hablas de ternura tú

que a sacos a tus espaldas

a diestro y siniestro expandes

sin llegar a vaciar.

 

Porque en tí se multiplica

y se vuelven a llenar

como la magia que haces

con lo que puedas tocar.

 

Eres cuán peluche, tierno

suave, querible, abrazable

que no dejas de sobar

porque ese placer te invade.

 

Eres ese muñequito, Dulcito

que en mi niñez adoraba

que en mi adolescencia amaba

y de mayor me enloquece.

 

TERNURA que llevas dentro

y por fuera se te sale

eres mi amor, todo seda

que acaricia mis rincones.

 

Rico en amor y cariño

que sin pedirte repartes

tú, eres así, cielo mío

sé así siempre, nunca cambies.

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada