Tempestad de arena

A veces el destino se parece a una pequenya tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite una y otra vez. (…)

Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú. Es algo que se encuentra en tu interior. Lo único que puedes hacer es resignarte, meterte en ella de cabeza, taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena, e ir atravesándola paso a paso.

Me recuerda al poema de Kavafis, la ciudad irá en ti siempre, la ciudad es siempre la misma… No podemos despistar a la tormenta simplemente cambiando nuestro rumbo, porque la tormenta anida en nuestro interior. No podemos marcharnos lejos esperando deshacernos de nuestros demonios en una nueva ciudad, porque la ciudad va en nosotros siempre.

 

Sólo queda enfrentarnos a nuestra tormenta, a nuestros monstruos, a lo que se esconde en nuestro interior… desenvainar la espada y empunyarla fuerte mientras atravesamos la tormenta. Sin detenernos en las sillas que, peligrosas, nos inviten a sentar.

Y cuando la tormenta de arena haya pasado, tú no comprenderás cómo has logrado cruzarla con vida. (…) Ni siquiera estarás seguro de que la tormenta haya cesado de verdad. Pero una cosa sí que quedará clara. Y es que la persona que surja de la tormenta no será la misma persona que penetró en ella.

 

Paso a paso, desgarrándonos si hace falta, pero seguir caminando. Como he escrito tantas veces, puede que sin rumbo… pero seguir caminando. Y en algún momento sentiremos que el viento amaina, que la tempestad toca a su fin, que los granos de arena dejan de ser aguijones en nuestra piel. Y puede que no reconozcamos como propia la fuerza que nos ha llevado a ganarle a la tormenta… pero ahí estaba, esperando a que decidiéramos plantarle cara en vez de huir.

 

 

[Las citas son extractos del libro Kafka en la orilla, de Haruki Murakami]

Últimas publicaciones de olvir (ver todo)

5 Comentarios

  1. por champinon publicado el 28/10/2008  19:07 Responder

    No se que sería capaz de hacer y que seria incapaz de hacer en una situacion como la que describes metaforicamente... En las ocasiones en las que me e enfrentado a la tormenta, siempre he "agarrado a mis amigos como si fueran mi unico equipaje"... asi es como se saltan estas dificultades, no? xD

  2. por Lascivo publicado el 28/10/2008  21:09 Responder

    Vaya. Yo también he atravesado tormentas, y fui tan tonto de no ayudarme de mis amigos, como hizo Champinon. Los amigos y la familia son el 80% de la fuerza para atravesar la tormenta. Mi enhorabuena por esta reflexión, Olvir.

    Por cierto, estás en un teclado sin ñ?

  3. por olvir publicado el 29/10/2008  10:16 Responder

    lascivo , pues la verdad que si jejeje
    estaba en un pc con procedencia inglesa y por no cambiarle el idioma del teclado decidi escribirlo sin esa letra, espero que la proxima vez pueda hacerlo con ella

    un saludo!

  4. por Pequadt publicado el 29/10/2008  22:46 Responder

    Queda muy bien la ny en vez de la ny.
    Como siempre, muy reflexivos tus relatos. No obstante, he de recordaros que miles de personas atraviesan las tormentas con la unica fuerza de sus cojones (perdon por la expresion xD), entre ellas personas que se apuntan a ONGs, misioneros, amas de casa, gente que vive en los guetos... y un largo etc.
    Al leer este relato he pensado en estas personas, y no en mi mismo o en gente comun de paises desarrollados. Pero, como siempre, solo expongo mi punto de vista :P

  5. por newowen publicado el 19/12/2008  20:21 Responder

    A mi me ha gustado, el símil utilizado no lo había oido y me ha parecido original, Tormentas de arena...
    Y la reflexión de que todo eso está dentro...
    Coincido contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada