Dos centinelas erguidos (Parte I)

“Como dos centinelas erguidos, mis bigotes protegen la entrada a mi verdadero ser”.

Salvador Dalí.

Inocente como una bruja quemada el día de los inocentes, te veo cada noche sola, ante tu espejo mágico que sólo puede reflejarte a ti, maquillarte con delicadeza grandes lágrimas negras, exageradas, temblorosas como bailarinas, y acompañadas en tu cara por una roja nariz de payaso. Es la forma que tienes de exteriorizar tus penas, y no diré nada en contra, ya que jamás me atrevería a decirte nada, ni siquiera me atrevería a cruzar el umbral de tu ventana, en cuyo alféizar me paso las noches posado mirándote.

Alguna vez me gustaría, quisiera, poder invitarte cada noche a que tú me veas a mí, en el teatro de los sueños, sobre el escenario, actuando junto a mis compañeros con los que comparto profesión, sueños y frustraciones. Ya sabes, pensé que tal vez fuese buena idea invitarte al espectáculo para que sintieras la magia, y por una noche no fueses tú la que tuviese que disfrazarse para desahogarse, da lo mismo que lo hagas entre las sombras de tu habitación, ante tu espejo en el que sólo tu imagen es reflejada. Sólo por esta noche, te demostraría que las palabras tienen tanto valor como las imágenes, y que nada puede escapar del embrujo de nuestra magia, la que aguarda al otro lado de tu espejo y en cada recodo que dejas atrás cuando avanzas, imparable e inexorable, ausencia de pausas, en tu camino, con un destino lleno de oscuridad.

Sólo por esta noche, quiero imaginar que eres tú la que me observa a mí, sentada entre las butacas del viejo teatro de mi vida y donde moriré, sentada entre la multitud, porque para mí esa noche el público sólo serás tú. Y ahí estamos sobre el escenario, mis compañeros de fatigas, historias y derrotas, que siempre somos derrotados, cada noche, por mucho sentimiento de victoria que tengamos. Morimos cada vez que pasa un segundo de tiempo, ya que significa un segundo de tiempo menos que nos queda para seguir haciendo lo que mejor sabemos hacer, dibujar con nuestros cuerpos y nuestras palabras mil mundos e historias que hagan la vida más feliz a gente como tú, a toda esa gente. Y ahora, mientras muero, esta noche, mientras agonizo, quiero abrirte la puerta de mí, esa puerta que dos centinelas erguidos, continuamente, protegen, impidiendo la entrada a mi verdadero ser. Quisiera que fueses la primera persona a la que dejase entrar y conocerme de verdad, más allá de lo que el público conoce de mí a través de los papeles que interpreto noche tras noche y mucho más allá de lo que mis pocos amigos de verdad, los poquísimos que me quedan, creen conocer de mí por las pocas frases que cruzo con ellos o por lo que intentan descifrar a través de las líneas de mis escritos. No les culpo, nunca he sido fácil de conocer ni he intentado serlo, pero es la primera vez que dejo entrar a alguien, y quiero que seas tú. Y esta noche, aunque seamos siete sobre el escenario y doscientos cincuenta en el público, para mí solo estaremos tu y yo, bailando sobre las cenizas de un mundo que ardió demasiado pronto, sobre esas cenizas en las que suelo escarbar para encontrar las historias sobre las que escribo. Y una vez que atravesases la puerta…¡Desplegar velas y a volar!

Si os gusta cuelgo la continuación 😉

4 Comentarios

  1. por syaoran18 publicado el 11/01/2009  11:48 Responder

    Está muy bien!! Me encantan todas las metáforas y juegos de palabras que has utilizado ;P

    Lo único es que, quizás, esté el texto un pelín cargado, por ejemplo:

    "Y ahora, mientras muero, esta noche, mientras agonizo, quiero abrirte la puerta de mí, esa puerta que dos centinelas erguidos, continuamente, protegen, impidiendo la entrada a mi verdadero ser."

    En este fragmento, en mi opinión, sobran algunas comas (en concrteto 3 xDD: la de "mientras muero," la de "centinelas erguidos," y la de "continuamente,") Para que la lectura vaya más fluida ^^

    De todas formas, yo quiero ver la continuación!! es muy bonito! n_n

    Un saludo!!

  2. por firewalkwithme87 publicado el 11/01/2009  14:59 Responder

    @Syaoran18:

    Gracias :) Bueno, lo de las comas lo puse así porque el tipo esta agonizando y habla entrecortadamente, no de forma fluida. Quise dar más sensación de cortes de respiración.

    Pronto colgaré la continuación.

  3. por Lascivo publicado el 12/01/2009  10:36 Responder

    te seré sincero, me gusta. Tienes un lenguaje fluido y se lee muy bien. Por otra parte, este aluvión de sensaciones que transmite el protagonista, este monólogo, quizás sea dificil de entender. Busca una forma de transmitir esas emociones de forma mas simple, y nos habrás ganado a todos ;) pero en general me ha gustado, ahora voy a ver la 2º parte

  4. por Zilniya publicado el 12/01/2009  14:32 Responder

    Es precioso! Te expresas muy bellamente, yo lo titularía "El gran teatro de la vida"!!!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada