Duermevela

No sé qué ganaría yo con eso.

LLevo toda mi vida sentado frente a ti, desde mi más inocente adolescencia, cuando todo y nada eran lo mismo, cuando me ahogaba en un vaso de agua, cuando dolerse era frívolo y despertarse una aventura; en aquellos momentos, cuando la familia se apartaba y las inquietudes se volatilizaban nada más rozarlas, siempre tuviste un momento para mirarme a los ojos y preguntarme hacia dónde quería dirigirme.

Y ahora, mirando tu cuerpo amarillento y cristalino a través de este sucio cristal me digo a mí mismo que tengo que dejarte.

Pero no sé muy bien qué ganaría yo con eso.

Últimas publicaciones de berbote (ver todo)

3 Comentarios

  1. por Laín publicado el 29/09/2009  05:00 Responder

    Uy, no lo entendí, la verdad.¿Es que estaba muerto?
    O he de ser yo que ando con la taradez andando?

    Bue, salu2

  2. por Lascivo publicado el 29/09/2009  23:29 Responder

    Como adivinanza, diría que la respuesta es un ordenador. ¿Frío? ¿Caliente?
    bienvenido!!

  3. por berbote publicado el 01/10/2009  20:03 Responder

    es el alcohol.

    Y no, no soy un borracho.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada