11.

He de admitir que hace tiempo que el dolor es más llevadero, que esa presión en el pecho constantemente ahora es intermitente y que ya no estoy tan pendiente de que el rimel se me corra por culpa de las lagrimas, muy pocas veces lloro. Hace tiempo que he empezado mi vida de nuevo, con algún que otro cambio, pero la he empezado yo SOLA de cero. Me he obligado durante varios meses a levantarme y a sonreír aunque no tuviese ganas de nada, a crear una falsa realidad para que la gente que me importaba no se preocupara, a parecer feliz… Hoy he decidido cambiar mi frase de “menuda mierda, otro día más aquí” por un simple “feliz día 11” aunque lo hubiese dicho sarcásticamente por un momento me había sentido verdaderamente bien, por un momento había creído que todo había sido un mal sueño .Pero de pronto el dolor, la presión en el pecho y las lagrimas se apoderaron de mi.

Últimas publicaciones de Vicky (ver todo)

1 Comentario

  1. por Lascivo publicado el 14/11/2009  10:44 Responder

    Pero por qué? Por qué esa tristeza? Creo que es lo único que falta en este microrrelato. Si dieras un buen motivo de esta tristeza, podrías transmitir al lector todo el sentimiento. Sin esa transmisión, el relato es una herramienta que no se usa
    Un saludo!

Responder a Lascivo Cancelar respuesta

Tu dirección de email no será publicada