Un paso importante

 

Después de mucho tiempo y de reflexionar mucho, he decidido dar el paso más importante de mi vida.

 

Ahora que todo esto cambiará me vienen muchas cosas a la memoria, cosas de las que estoy muy contento y que no olvidaré nunca, y cosas que habría sido mejor que no hubieran pasado.

 

Puestos a recordar nunca olvidaré esta chica que tanto me apoyó y que fue la madre de mi único hijo.

 

Recuerdo cuando ella me llamó diciendo que nuestro hijo estaba de camino, yo enseguida me fui del trabajo y fui al hospital donde ella me esperaba para entrar a quirófano y  tener nuestro niño tan esperado.

 

Mi madre la acompañó al hospital, el niño nació sin problemas.

 

El tiempo pasaba y el niño iba creciendo y nos iba enseñando como ser padres.

 

También recuerdo cuando mi equipo de fútbol ganó unas cuantas copas de Europa consecutivas después de estar varios años sin ganar nada, eso me animaba mucho para seguir apoyando este equipo que años atrás nos había decepcionado tanto.

 

Una cosa que me desanimó mucho fue que mi abuela a quien quería mucho acabaría muriendo después de una enfermedad muy larga.

 

Ella me educó de niño en cuanto mi madre iba a trabajar para podernos dar de comer a mí ya mis hermanos, ya que era madre soltera y trabajadora.

 

Me gustaba mucho ir de fiesta con los amigos de cuando era pequeño, y con quien tantos ratos en el paseo de mi pueblo habíamos pasado, largas horas hablando de proyectos futuros que nunca se cumplieron.

 

Nuestro hijo entró en una crisis de la que no fue capaz de salir, entró en el mundo de las drogas.

 

Nosotros le ayudamos en todo lo que pudimos y más, lo hicimos llevado a un centro de desintoxicación pero él no podía luchar contra esta droga que a tanta gente ha matado.

 

Una noche después de mucho sufrimiento a nuestro hijo murió por sobredosis.

 

Después de esto la vida de mi mujer y mi cambió radicalmente.

 

Una noche al llegar de trabajar, entré en casa y las luces estaban apagadas, aquello no era normal porque mi mujer siempre me venía a recibir y me daba un beso, pero esa noche la casa estaba sola, no se oía la música que ella solía escuchar.

 

Al entrar en el comedor sobre la mesa encontré una nota que decía:

 

«Querido esposo, después de un tiempo reflexionando he decidido dar este paso importante para nuestra vida, me voy de casa, no sé dónde iré ni que haré, pero desde que nuestro hijo murió no me siento nada bien y necesito cambiar de vida y hacer amigos nuevos, para ver si vuelvo a ser feliz.

 

No quiero que pienses que contigo no he sido feliz, todo lo contrario, a tu lado he vivido los años más importantes de mi vida y he aprendido muchas cosas como amar a un hombre y a un hijo, pero ahora necesito cambiar de aires.

 

Te deseo lo mejor en tu vida, y que encuentres una chica a quien hacer tan feliz como me has hecho a mí, seguro que no te costará nada encontrar una chica ya que eres una buena persona. »

Después de leer esa nota el mundo se me vino encima y no sabía que hacer ni que pensar.

Dejé pasar unos días y llamé a mi mujer, pero el teléfono estaba dado de baja.

Yo estaba solo, no tenía nada de nada. Ni mujer, ni hijo, es decir nada de lo que me hizo vivir tan feliz durante tantos años de mi vida.

 

Ahora ya no me puedo echar atrás, no puedo parar lo que me pasará dentro de un rato que será el final de este largo camino, el último paso que he hecho es un paso adelante en ese precipicio que tantas veces había visto de lejos y que ahora veo tan cerca.

Últimas publicaciones de campomar (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada