La rosa negra

Paseando por el campo, la joven se encontró con un jardín de rosas, en el que destacaba una con pétalos negros. Curiosa, se acercó para observarla mejor y, al intentar tocarla, se pinchó con una de sus espinas. Por su herida la rosa negra fue absorbiendo toda su sangre. La joven, antes de morir, aún tuvo tiempo de ver como la rosa se convertía en roja como todas sus hermanas que antes, como ella, habían sido negras.

Prior

Master universitario en PRL. Aficiones: Internet, política, práctica de deportes, micología.

Últimas publicaciones de Prior (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada