La fiesta del pueblo.

Hacía ya muchos años que no iba por el pueblo. Decidió hacerlo, aprovechando que se celebraban las fiestas patronales. En el escenario móvil, estaba actuando una de las magníficas orquestas que había en su región. Bailando con su mujer, extrañado le pregunta:

– Te diste cuenta, Carmen, que ya no hay viejos bailando, como pasaba antes. Ahora, sólo hay jóvenes.

A lo que responde su mujer:

– Sí que los hay, José. Somos nosotros.

Prior

Master universitario en PRL. Aficiones: Internet, política, práctica de deportes, micología.

Últimas publicaciones de Prior (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada