Terrible distracción.

“Te ruego que no fumes delante de mí”, le suplicó Juan, sentado en una silla de ruedas, recordando aquel maldito día del accidente cuando se distrajo un instante intentando encender un pitillo que nunca llegó a fumar.

Prior

Master universitario en PRL. Aficiones: Internet, política, práctica de deportes, micología.

Últimas publicaciones de Prior (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada