Sonrisa perpetua

Se fijó en ella desde el primer momento y no dudó en acercarse, retirarle el pelo y decirle al oído: «Vine por tu sonrisa, me quedo porque quiero verla todos los días.» Ella, tan fría como enero, contestó: «Atrévete a escribir esa frase en la fachada de enfrente de mi casa, y será tuya para siempre.» A partir de entonces, esa sería la frase que le haría sonreír hasta en el más gris de los días.

Gemma

Capricornio. Estudiante de Grado en Estudios Ingleses.

Últimas publicaciones de Gemma (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada