Utópica Navidad

El tiempo corre – me dijo al oído-

Yo, que  andaba sin apuros, comencé a desnudarme lentamente. Él, me interrumpió con un beso y un abrazo interminable como negando la urgencia.

Minuto a minuto  avanzaba el  diálogo  de los cuerpos, que en segundos  colmaron  el aire entibiando los rincones.

Permanecimos horas, a la deriva, sin razón, desarticulados, esparcidos, insensatos…

Cedía la tarde y al anochecer, se oía el bullicio que instalaba los festejos.

Un deseo incontenible nos sujetaba con fuerza el uno al otro y ese era el mejor regalo.

Últimas publicaciones de Crisval (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada