Ven, esfuérzate, levántate

Ven, esfuérzate, levántate.

Mírate, tu sombra en luz.

Tu cuerpo en cruz.

Tus labios cual hoz gastada, oxidada.

Tus ojos, reflejo de la voz cansada, agrietada.

Tu cuerpo blanco y frío escondido entre tus mismos lazos,

ocultando heridas, golpes y latigazos que un día fueron simples trazos.

Eres tú.

Ven, esfuérzate, levántate.

Desátate, contémplate.

Dale luz a tu sombra oscura, deja que el blanco gane a la negrura.

Enciende la cerilla de la vida.

Deja que sonroje tus mejillas.

Ven, esfuérzate, levántate.

Mírate.

El calor del fuego en tus pupilas.

 

Eres tú.

Irene Sanchez

Escribo haciendo deslizar mi alma por cada gota de tinta, dibujando palabras que danzan entre mis dedos para morir en el papel.

Últimas publicaciones de Irene Sanchez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada