Tu sueño, mi sueño.

Y caigo en las mieles que son tus ojos

El niño hambriento que busca tu pecho

Soñar en las sábanas de tu lecho

Corren mis rápidos dedos cual piojos,

 

Cazando de tus sueños sus despojos

Ver las estrellas en tu hombro derecho

Borrar de mi mente todo despecho

Vigilar a la envidia de reojo.

 

Contemos esa extraña luz de luna

La piel cumpliendo de rara cortina

Se desliza por desértica duna

 

Tu sudor será mi única propina

Atesoraré ríos y lagunas

Para que tu sed se torne la cima.

Últimas publicaciones de Juan Lafont (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada