La puerta

Tenía la seguridad que la puerta estaba siempre entornada. Eso le causaba una absurda tranquilidad porque, en realidad, no tenía ninguna intención de pasar al otro lado. Lo que allí había era demasiado amenazante. Tal vez estuviera la felicidad.

Últimas publicaciones de Patricia Barboni (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada