Víctima y victimario

Seguramente se preguntará el motivo de estas líneas. Cuando termine de leerlas, tal vez saque la precipitada conclusión que es un simple acto de soberbia. Pero no se trata solo de eso. La necesidad de demostrar mi superioridad intelectual no es para alimentar mi ego. Él sabe perfectamente quien soy y sabe también que el resto de los mortales están por debajo de mi.

Usted tiene muy buena reputación. Se dice por ahí que ha resuelto el cien por ciento de los casos que le han tocado investigar y eso para mi, era todo un desafío. Usted nunca se ha topado con una persona como yo, sencillamente porque soy único en mi especie y eso es lo que usted debe entender. Por eso no me encuentra. Por eso nunca lo va a lograr. Diríamos que técnicamente es imposible.

También debe saber que cuando termine de leer esta carta, usted también va a morir. Me divierte pensar que en este momento estará trancando la puerta, mirando por la ventana o pidiendo refuerzos por radio.

No se moleste. De nada servirá.

Yo le podría dar una explicación científica que le aclare el panorama. Pero no tengo ganas. Quiero que usted lo descubra solo.

Yo soy más fuerte que usted. Siempre lo supe. ¿Sabe por qué? Porque usted nunca se percató de mi existencia. Eso me enfurece. ¡Qué poco perceptivo! ¿Nunca se dio cuenta? Yo siempre supe que usted estaba ahí. O yo soy muy brillante o usted muy estúpido. Creo que ambas cosas.

Si es tan bueno haciendo deducciones ya se habrá dado cuenta lo que está pasando y lo que va a pasar de aquí en adelante. Usted va a morir y no va a ser precisamente de un disparo. Usted va a morir porque yo no voy a permitir que siga viviendo. Porque yo voy a tomar el control y usted va a desaparecer. Por inútil e incapaz.

¡Qué interesante va a ser tomar su lugar en la comisaría!¡Y con su familia! Su mujer siempre me ha gustado mucho. Usted nunca supo hacerla feliz. ¿Sorprendido?

Creo que al final de cuentas usted es más soberbio que yo. Me ignoró como si yo no existiera. No quiso darse cuenta y por su culpa muchas personas murieron. Por eso ahora le toca a usted. Y a mi tener el control absoluto.

Adiós.

Últimas publicaciones de Patricia Barboni (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada