¿QUÉ ES LA NOSTALGIA…?

No lo sé… exactamente, ni siquiera se me ocurrió nunca buscar su definición antes de ponerme a escribir, ni en el diccionario ni el la “wipi” (por cierto me encanta esa palabra), pero sé que es algo “malo”.

Sí, siempre que oyes: está nostálgico@, te imaginas a alguien triste, sufriendo, con lágrimas en los ojos o con ellos rojos de haberlo hecho…

Y te dá pena, sufres por la persona que está en esas circunstancias, porque tú te has sentido alguna vez así.

Se supone que los recuerdos, a no ser una experiencia traumática (creo que eso no te produce “nostalgia”, sino más bien “cabreo”), es por lo contrario cuando es algo “bonito” (¡manda h—–s!) y “eso” que parece tan “bonito”, es lo que te produce ese resquemor, ese sentimiento de m——, ¿por qué es así?, ¿por qué no produce alegría, felicidad?, por eso no lo entiendo.

Yo me pongo mala, (mala de “malísima”), lloriqueo y pataleo, el corazón me late tan fuerte que sufre más que si le pegaran un susto, se te escapa…. y quieres que lo haga y que no vuelva. Lo que más me fastidia es que suspiras, cuando el suspirar  lo entiendes cuando algo te produce placer, gusto, entusiasmo, y gozas con ese pensamiento… y por añadir algo más, te produce un pesar que no te lo quitas de encima en bastante rato, en el que decides olvidarlo, mandarlo a la porra o pegar la almohada a tu cabeza y refugiarte en el sueño más profundo para disipar tu pena.

Mi nostalgia, la mía, la que siento de mis tiempos pasados me produce alivio, me produce ilusión de recordarla, de haberla vivido. A veces pienso que si no llega a ser por ello, hoy me pegaría un tiro, mi vida no tendría sentido. Me digo a mí misma:¡menos mal que he tenido aquello tan bonito!, mi niñez, mi juventud, mi alegría y felicidad de haber tenido todo aquello que fué el motivo de ello, mi tranquilidad inconsciente, como si con ella naces y no te abandona, no ves problemas por ningún sitio, ni siquiera buscándolos o que te los busquen, sales airosa y victoriosa de todos ellos porque, simplemente no existen porque no quieres o no eres capaz de verlos, tus ojos sólo están para ver cosas preciosas, sin solicitarlas, te aparecen ahí están, viéndote para robarte así tu mirada sin que te des cuenta, para leer poemas y cartas de amor, no los libros de texto ni el misal en la iglesia. Tus oídos para oir palabras maravillosas, canciones que entran en tí aunque en ese momento pienses en otra cosa, la música se escucha, aunque no haya nada enchufado, es el sonido de fondo,  ahí está, creo que es lo mejor de la vida (menos el requetón, en aquellos tiempos lo odiaría y ahora también), cada canción, cada estribillo, te dice con quién estabas, a quién amabas, en dónde, -exactamente-, si bailabas, si estás sentada en un banco de piedra de un lugar que jamás podrás olvidar, aunque no vuelvas a verlo… siempre irá contigo y lo verás continuamente como otros que nunca olvidará tu memoria.

Si eso te lleva a esa felicidad ¿por qué produce a la vez tanta desazón, tanta penuria, tanto pesimismo que te arrasta a un abismo en el que no encuentras salida.

¿Por qué cariño siento tanta pena?, ¿por qué mi vida no ha sido después de otra manera?, ¿por qué esos recuerdos también me atormentan?. Siendo tan felices los momentos ¿por qué tienen que hacerse tan sumamente infelices?, ¿me lo puedes explicar?… ¿te lo puedo explicar yo?…

Algún día me digo: cuando no “seamos”, como tú sueles decir (y que me encantó la palabra en que lo defines, sólo en tí la he oído, la he leído, eres tan sabio que aplicas cada palabra exactamente en su sitio, explicándo lo más lioso en una sóla palabra para aclararlo y…¡lo haces de una manera muy “clara”), cuándo ya no pensemos, cuando “seamos” el más dimituto polvo de todo lo que hemos sido, ¿seguirá en él aquel recuerdo que nos haga agarrarnos a un “algo”y me olvide yo… y te olvides tú, de lo que nos haya producido esa “maldita nostalgía” y se convierta en un seguimiento sin haberse interrumpido de aquella vida tan fántástica?.

Sería haber convertido en realidad un sueño, un sueño que, en un principio fué real, tan real que por ello no podemos olvidarlo, y que ese sueño no muera, que aunque eso fuera, los soñáramos juntos, de la mano, abrazados como ahora nos imaginamos… que la nostalgia no exista ya para siempre, ni venga en el diccionario, ni sea inventada, porque a nadie le dañe ni mate. Vivamos ese sueño divino, la vida es sueño y los sueños deben vivirse, así lo deseo, así moriré deseándolo, como tú dices, puede ser posible, creeré como si un dios fueses esa posibilidad, el que todavía está ahí, no dejes que nunca lo olvide, sé tú el que me recuerde siempre, yo soy tan débil que me lo tendrás que “taladrar” en mi mente para no olvidarlo, por mucha “grima” que te esté dando ahora…(jajaja, aunque me sangre, será sólo una vez, dentro quedará el “taco”, el más grande, y…¡no será una “palabrota”)

Házme creer esa ilusión, recuérdamelo a cada momento, sólo así seguiré teniendo una esperanza y podrá disipar esta ASQUEROSA (grrrrrrrrrrrr) ¡NOSTALGIA MALIGNA!.

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

1 Comentario

  1. por Divad publicado el 13/05/2018  20:49 Responder

    Nostalgia es añoranza, saudade en gallego. Nostalgia de algo que tuvimos y hemos perdido porque el tiempo no se detiene, porque la vida se vive día a día, minuto a minuto, porque el ayer es hoy y solo el futuro tiene sentido.
    Duele la nostalgia porque duelen las pérdidas, se añora lo que se quiere y no se tiene. Pero no podemos vivir anclados en el pasado, no podemos llevar la saudade pegada a la piel toda la vida, porque la herida no cicatrizaría nunca y se iría llenando de otras nostalgias, otras añoranzas.

    No vivo para lo que de la muerte espero
    si viviera esperando lo que no sé ni conozco
    viviría atenazado por el miedo que me juzga

    Vivo para amar la vida, para vivir sin medida
    Porque mi espíritu es libre como es libre el albedrío
    Solo me importa el presente que me trae el nuevo día

    Lo vivido doy por bueno porque soy lo que he sido
    El presente es el ahora que me enseña nueva vida
    Que vivo como si fuera a vivir mi último día.

    De un poeta amigo. Espero que te sirva para luchar contra la saudade.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada