Versos de vertedero

Hoy me he despertado sin saber si estoy despierto
Arrebatado de mi mismo, preguntándome que es cierto
Buscando la esperanza como agua en un desierto
No…no hay rima para los labios del desconcierto
Maquillados de recuerdos, son mis dos cancerberos
Por eso ladro humor cuando encuentro algo verdadero
Porque la verdad, no hay verdad, todo es perecedero
No…solo somos versos de vertedero
Como un loto crezco en esta tierra que me encierra
Esperando florecer en el destierro del que yerra
Florecer con una lágrima gamberra, pero apaga y cierra
He crecido para darme cuenta que la paz solo era guerra
No…no hubo paz solo guerras sin declarar
He dejado de huir, de buscar entre las noches y esconderme en el azar
Ya no siento como vosotros, mi corazón no se puede reparar
Sobrevuela las tormentas que invocáis en vuestro altar
No…a mi ya nadie me puede parar

He abrazado el vértigo, el vacío esperpéntico
Pero como a oscuras nada brilla escapé de la alcantarilla
No es nada trágico, no llaméis a ningún médico
Como genio de las maravillas, consumí el abismo con cerrilas
Bebí el sueño del alcohólico despertando a lo caótico
Ahora soy una polilla sumida en el reflejo donde brilla
Un avatar poético conquistando lo distópico
La ola que jamás se humilla porque no desea la orilla

Intimidad fluida que brama en un oceano de silencio
Que acepta un lienzo de soledad como poco precio
Para que su latido suene sobre el ruido de un mundo necio
No…no olvides tu esencia, sentencio
Se fuego que se arropa con su propia sombra
Que de consumirse para dar luz no se asombra
Que con la caricia de sus cenizas se alfombra
No…no huyas de tu oscuridad y renombra
Renombrate como ojos de un nuevo despertar
Parpados de presente, mirada de vidente y como no acertar
Ni al adivinar nuestra fortuna, ni al llorar mi libertar
No… ni así mi esperanza quiere desertar
Quiere anidar y dormir en mi pecho como una mina
Ser la metralla que al pisarme nos convierta en ruina
Que nos desgarre para renacer de forma más pristina
No…no hay más cambio que el que al cambio nos destina

No hay principio, no hay final. Este cambio es terminal
Persigue tu sueño esperando nunca ser su dueño
Es matemático, es vital. Vive ahora o muere hasta el final
Sin un deseo halagüeño jamás serás tu mejor diseño
La espina subliminal que agriete lo que diga ser original
Lo que aún siendo pequeño no merezca desdeño
La voz marginal que no necesite ningún signo cardinal
Y que sin ser hogareño me vuelva del carpe diem lugareño

Cada cual encuentra la verdad que es capaz de soportar y al final del camino el alma sin sentido se dará cuenta de que su razón es el camino

Mentalriott

Nacido en Madrid en 1994. Psicología, Criminología y Deporte en las venas. Adoro la literatura fantástica y la música. Escribo por diversión y a veces por necesidad.

Últimas publicaciones de Mentalriott (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada