IBA A SERLO…

Iba a ser un día triste

el más infeliz de mi vida

el más gris, el más oscuro

pero, ya lo olvidé cariño.

 

Confinada en cuerpo y alma

confusa, malhumorada

más infeliz que una rana

en un estanque vacío.

 

Sin un mísero nenúfar

para tumbarse a soñar

que un muchacho la besase

y en princesa la crease.

 

Sin vista, oído ni olfato

sin tacto, para tocarte

sin sabor para catarte

sin labios para besarte.

 

Un día triste, muy triste

con lágrimas a raudales

con el corazón a trizas

con los ojos destrozados.

 

Y lo fué… ¡ya no lo es!

en cuanto llegaste neniño

la cariña me alegraste

como sólo tú lo haces.

 

Mi ceguera ya no fué

ví el resplandor de tu rostro

que enseguida acercó a mí

tu beso, el que yo anhelaba.

 

Tu voz llegó a mis oídos

que escucharon tus te quieros

tu aroma llegó a mi olfato

y te devolví  tus besos.

 

Con pasión alcé mis brazos

y te cobijé en los míos

mis manos te acariciaron

y recobré mi sonrisa.

 

Me hiciste olvidar mis penas

las hicistes alegrías

sólo tú sabes hacerlo

por eso, ¡te echo de menos!.

 

Ahora ya estoy más tranquila

y sé que sin tí no vivo

me haces falta, mucha falta

porque te quiero muchísimo.

 

Lo fué, pero ha desaparecido.

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada