EXSCIND – Memorias de Rai –

Abandonado por la necesidad y adoptado por prioridad mi vida gira entorno a la servidumbre y a un intento ambiguo de querer ser libre, entrené por décadas hasta dominar técnicas de la naturaleza que están más allá de un druida normal. Aun cuando no era nacido del clan Anguis, un grupo de nómadas druidas que veneran a la serpiente como pionera para su estilo de vida.

Crecí rodeado de víboras, cascabel, cobras y toda clase de serpientes venenosas o no venenosas comprendí su forma de pensar y su manera de atacar y cazar. Crecí entrenando el maná para enfocarlo como parte de mi estilo sensorial y para degenerar mi cuerpo degradarlo o repararlo. El nivel de muchos era impresionante capaces de mudar piel para que su cuerpo evolucione y crezca aprendiendo de los daños que estos tienen en la muda. Otros aplicaron esto a sus ataques y a su capacidad de generar daño o defenderse. Mientras que yo y pocos fuimos capaces de crear y manipular las serpientes a nuestro antojo incluso las más grandes y titánicas que se creían extintas. Mi cuerpo se regenera por su alta densidad de mana acumulado en un punto no sirve como sensorial pero no lo necesito ya que mis instintos y sentidos se agudizaron a tal punto de que pueda sentir una leve brisa y su temperatura.

Lo importante aquí no es como crecí si no el recurrente sueño de un ser más allá de las serpientes con su mascota humanoide delante llamándome incesantemente que desean que vuelva a casa. ¿Qué casa? Toda mi vida permanecí con los nómadas Anguis y ha sido mi casa siempre. Sin embargo, cada luna llena su llamado se hace tan claro que siento que mi destino me quiere decir cuál es mi camino.

Si, pues después de ser ya un líder de la rama de invocación decidí viajar por mi cuenta hasta donde mi dijo aquel anciano frente a la bestia. Un lugar que se yace extraviado por el tiempo donde los antiguos adoradores ya no van adorar y el paso del tiempo recayó en forma de naturaleza. Tras llegar veo con claridad que la bestia la cual permanece detrás de aquel anciano es un Dragón y su color semejante al jade y al oro, pero su entrada esta sellada por una especie de cerradura que ni con todo el maná que eh reunido por décadas funcionaria para darme paso. Se necesita una llave que me permita seguir. Por las inscripciones y lo que logro entender es derivado de las serpientes un sello antiguo de los dragones, tal parece que las serpientes son un ser que proviene de estas bestias.

Así que decido emprender mi viaje para encontrar la llave de aquel templo siguiendo el camino de la serpiente, un sendero olvidado de losa antiguos jefes druidas que dejaron de recorrer por su dificultad, el gurú que vive entre los valles de seatheter y mortherer existe una montaña en la cual si pico es como el de un diente de serpiente allí encontrare respuesta de donde puede estar la llave del templo.

Nine

Hace mucho que no escribo algo y quiero volver a escribir. novato como nunca y profesional de inspiración. esperemos guste lo que haga.

2 Comentarios

  1. por Sandra Vidal publicado el 23/10/2020  04:30 Responder

    Rai es un gran exponente del santuario de Stonehenge, donde solo los grandes filosofos druidas de La Galia llegaron a parar. Una gran historia, me encanto

    • por Nine publicado el 25/10/2020  19:08 Responder

      Me encanta mucho como la historia se desenvuelve con estos personajes y mas que me inspiro en las acciones de mi mesa de juego de rol.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada