Imperfecto, en lo perfecto.

Rasguños en los pensamientos, empujones en el pecho. Se convirtió en arcilla seca aquel muro de ladrillos sin terminar…la puerta de madera siempre cerrada y fría. Todo se ha desgarrado, tiembla el suelo cada vez que una sonrisa cae y la decepción se impone. Cuando no hay motivo ni razón para todo aquello; la perfección que me rodea hace que mi rostro se queme con las lágrimas de la debilidad. En ese instante veo todo tan certero, la omnipotencia del sol, de la Tierra, de tu gran abrazo sin condiciones.

Sentir que le debo al aire,  cada soplo que hace bailar mi cabello, tan puro.  Mezclarme con esa delicia de perfección, con ese elixir de belleza…mezclarme, mezclarme…  

Últimas publicaciones de pulpagus (ver todo)

3 Comentarios

  1. por caminosdeviento publicado el 13/01/2009  20:11 Responder

    Me gusta como se llega a ese final tan intenso... es como si se mezclase de verdad.

  2. por chispark publicado el 13/01/2009  21:25 Responder

    ... y hacerlo una y otra vez por el puro placer de sentir y en ello el agradecimiento que aparece y pinta sonrisa...
    Tu texto ha sido prefecto para mi. Gracias

  3. por firewalkwithme87 publicado el 14/01/2009  00:03 Responder

    Muy espiritual. Me ha hecho sentir como me hicieron sentir algunos pasajes de Juan Salvador Gaviota.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada