Momentos En Espera

Las rosas son hermosas, se que a ella le gustan muchísimo. Por eso llevo un ramo muy especial a su casa, donde decidiré por fin hacer compromiso. Le pediré la mano en matrimonio, frente a su familia, en una gran cena, por la cual se que mis amigos no se la van a creer, pensarán que es una broma.

Es el momento que espere mientras camino a su casa pienso en lo mucho que la amo. En todo lo que pasaremos después de dar este paso, la felicidad no la puedo ocultar, voy tan contento que la gente se percata de mi estado. Pero no me importa, lo único que quiero es estar con ella, solo eso, momentos en los cuales se que cambiarán la vida de dos personas para siempre.

Llego a un parque cerca a la casa, miro mi reloj, es muy temprano todavía para llegar, entro al parque y la veo, definitivamente las cosas nunca salen como se planean. Ella ve el ramo de flores que llevo en la mano y lo bien vestido que ando, se dio cuenta, nada se puede ocultar ya, decidí decirle en ese momento. Me acerco y veo su rostro, no es lo que esperaba, tenia miedo, angustia, no entendía el ¿Por qué? de su reacción. No sabia en que pensaba en ese momento. De repente llora, mas confuso estaba, no sabia si era de felicidad o de tristeza, solo pude caminar hacia ella, y en un momento me da la espalda. Se va y no es para su casa, raro es, sentía mi corazón a estallar, sentía que me decía que no mas.

Sólo, quedo sólo caminando por el anden, miro la puerta, timbro y espero, me abre el padre con regocijo, me saluda y me dice que siga, me siento mejor. La cena comienza mis amigos llegan, y todo parece normal. Solo que algo no estaba bien, solo que algo pasa y sentía que era así, ella no estaba, los paltos servidos y todos callados, esperando que se presente para empezar. No llega, pasó el tiempo, la madre dice que comamos por que no se puede desperdiciar, y todos comen menos yo.

Mi cabeza se encontraba en otro lugar, pensaba lo que ocurrió en el parque, sentía que algo me ocultaba, y que me di cuenta de ello en el parque. Creyó que la descubrí solo puedo pensar así, nada mas, solo eso, en esos momentos de esperar comencé analizar la situación. Todos después de comer se levantan del comedor y se hacen en la sala para hablar, del partido, de la novela, chismes, entre otras cosas.

Yo miro por la ventana, y veo un hombre al frente, como triste y afligido, es algo raro en realidad, por poco creo que el tenia algo que ver con todo esto. Pero después lo vi como mi espejo, un momento de espera terrible quizás él este en la misma situación que yo.

Decido ir donde él, callados nos miramos, el nota el ramo en mi mano, yo sin pensarlo le digo.

– ¿Estas esperándola, no es cierto?
– Si, así es solo la espero. – su rostro se inclina solo puedo decirle unas cosas cuando lo veo de esa manera.
– Estas rosas eran de mi chica, tómalas regálaselas a ella. – sin saber para quien eran se las doy, él las recibe y algo en mi corazón me dice que le pregunte. ¿Quién es?, pero solo puedo preguntarle una cosa.
– Dime amigo, ¿la amas?
– Demasiado, no sabes cuanto la amo, pero ella se va a casar con otro hombre. Le dije todo lo que sentía esta tarde, pero siempre fui un tonto, nunca me atreví a decírselo, ahora es tarde… tarde… muy… muy tarde.

Sus ojos, no lo creo esta llorando, de verdad que la ama no se que pensar ahora. Mientras, un cigarrillo nos fumamos cada uno, veo que ella se acerca a nosotros sus lagrimas me dejan perplejo, no entendía que pasaba. Ella nos ve juntos, y sus manos detrás, me mira con dolor, y en ese momento solo escucho la palabra perdón.

Abro los ojos, no entendía que sucedía, todos en circulo a mi rededor preocupados, tristes, angustiados. No sabia por que me faltaba el aire sentía un dolor en el pecho, me toco, miro mis manos, es sangre lo que veo. Ya comprendo, ahora lo se todo, miro a mi novia, esta llorando, al lado él, me confirmo lo que pensé. Ahora me espera morir, momentos los cuales todo quiero decir, mas me doy en espera. Cuando veo todo borroso mis sentidos flaquean, solo puedo decir una cosa, un mensaje para él,

– Cu… i… cui… da… la, cuida… la… mu… mucho.

Siento todo mas relajado, mi cuerpo me dice no mas, como si mi alma se alejara. Se que no la volveré a ver, pero se que ahora se encuentra buenas manos.

1 Comentario

  1. por Lascivo publicado el 12/04/2009  21:12 Responder

    Sólo puedo decir... ¡es tremendo!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada