¿Por qué está triste el gato azul?

Érase una vez una dulce muchacha que gustaba de pasear por el campo. Pero un día, en uno de sus paseos, se encontró con un gato triste y azul. Sintió pena por él, así que se lo llevó a su casa y lo adoptó. Le dio los mejores cojines para descansar, le compró el mejor alimento, pagó al mejor veterinario para que curara sus heridas. Luego de varios días, el gato triste y azul pasó a ser un gato alegre y azul.

Cierto día, justo al amanecer, la muchacha se sintió observada desde el borde de su cama. Abrió los ojos y se encontró con un apuesto príncipe azul.

–        Joven de buen corazón – dijo el príncipe. – No temas. Yo era el gato triste y azul al que generosamente acogiste en tu hogar. Tu amor abnegado me ha liberado de un hechizo perverso que me mantenía transformado en una humilde mascota.

La joven permanecía muda y con los ojos bien abiertos.

–        Ahora, – prosiguió el príncipe – si tú me aceptas, me gustaría casarme contigo y corresponder al amor y el cariño que me has entregado.

–        ¿Estás… estás seguro? – respondió estupefacta la joven.

–        Completamente, amada mía.

–        ¿A pesar de que te hice dormir en la terraza?

–        Por supuesto. Los mullidos cojines y mantas que me proporcionaste me mantuvieron cálido.

–        ¿Aunque te diera pienso para comer?

–        No sabías que era humano. Además, cualquier bocado proveniente de tu mano me sabe a gloria.

–        ¿Incluso aunque te llevara a vacunar?

–        No me importó en absoluto. El veterinario me trató tan bien  que me quedé dormido de puro gusto.

–        Eso… fue por la anestesia.

–        ¿Anestesia? ¿Por qué me pondrían…?

–        …………………………………..

–        ¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOO!!!

Zilniya

Soy Zilniya, humilde escritora por afición que reside en la bella e inspiradora isla de Ibiza. Como el clima mediterráneo de mi isla, puedo ir suave y romántica como la primavera, encontrarme cual melancólico otoño o reír como un sol de verano. Ni en invierno dejo hibernar las ideas.

Últimas publicaciones de Zilniya (ver todo)

11 Comentarios

  1. por Lascivo publicado el 15/05/2010  10:37 Responder

    XDDDD
    Qué bueno. Supongo que volvió a ser triste y azul, e inspiró a Roberto Carlos para escribir esa canción.

  2. por Independent publicado el 16/05/2010  00:38 Responder

    Madre mía, qué risa me ha dado al leer esto, haha.

  3. por Laindeba publicado el 16/05/2010  05:21 Responder

    jajajjaaj está muy bueno! Me encanta esa quasi-ironía camuflada,jejje

    salu2

    • por Zilniya publicado el 17/05/2010  15:59 Responder

      Ahí has acertado. Me gusta camuflar ironías. ;)

  4. por sibisse12 publicado el 22/05/2010  14:31 Responder

    jajaja, ¿y ahora ya no se quiere casar con ella?. Me gusto ;)

  5. por glandalf publicado el 23/05/2010  19:41 Responder

    jajaja Me he reido bastante, sinceramente. Hasta el final no me imaginaba que pretendía la historia :p

    • por Zilniya publicado el 23/05/2010  20:32 Responder

      Nada es lo que parece, ya ves. ;)

  6. por Laura.Booh publicado el 17/01/2014  00:34 Responder

    Buenísimo. Da gusto reírse antes de ir a dormir!

  7. por Alvaro Morales publicado el 17/01/2014  04:17 Responder

    Muy bueno. Excelente equilibrio de poesía e ironía. Ambroce Bierce. Cinismo es la palabra. Muy bueno

  8. por Irene Sanchez publicado el 17/01/2014  10:56 Responder

    Jajajaja... ¡Qué buen final!

  9. por Zilniya publicado el 18/02/2014  02:06 Responder

    El príncipe/gato azul pagó un alto precio por vuestras carcajadas. XDDDDD

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada