HIELO: SEGUNDA PARTE

Primera parte

Semana 4

-No estamos seguros, pero parece que se transmite por vía aérea. -Con unas pocas palabras en perfecto inglés, Larsson, el noruego al mando de los equipos científicos del «Polar Star», lanza un jarro de agua fría a todos los presentes, apiñados en torno a una modesta mesa de reuniones. Fuera, la ventisca aúlla y zarandea la triste silueta del barco atrapado por el hielo.

Larsson rompe el incómodo silencio y continúa. -Gracias al trabajo de Aly –La bióloga asiente al ser mencionada- hemos descartado la transmisión vía agua o alimentos. Al parecer la patología se hace evidente primero en el sistema digestivo en forma de pequeñas hemorragias internas y diarrea, pero después afecta al sistema nervioso…Estamos trabajando en mejorar el aislamiento de los enfermos y en la protección del personal sanitario. -El hombre se levanta y mira a los presentes con gravedad. –Tendremos que establecer medidas de cuarentena. Jhon os dará los detalles. -Larsson abandona la sala apresuradamente para entrar en un aseo.

Un murmullo de consternación se adueña de la habitación. Garrido y Marta se abrazan.

Semana 6

Prueba 27/PS-15/03: Extracto del diario de Manuel Garrido

12 de enero

La morgue está abarrotada de cadáveres. Las medidas de contención no funcionaron y el personal sanitario cayó enfermo y murió una semana después. Al parecer, el agente infeccioso ha cambiado su comportamiento y ahora esa más virulento que durante las etapas iniciales de la infección. Hicimos papeletas y las metimos en una ensaladera. Me ha tocado formar parte del pequeño equipo encargado de aislar el agente infeccioso. Debemos comenzar la investigación mientras llega la ayuda.

Para intentar alejar los focos de infección del personal no contagiado, nos han trasladado a las cubiertas inferiores. Estamos justo debajo del nivel rojo, donde están los enfermos y las medidas de cuarentena más estrictas. En teoría la escalera que nos lleva hasta la superficie está perfectamente aislada y protegida por compuertas, así que podremos evacuar sin problemas si llega el caso. A pesar de todo, no es precisamente muy tranquilizador estar aquí abajo. Somos seis: Dressler, Hiro, Jan, Ana, Wolff, Isaac y yo. Sólo conocía a Jan, un técnico de laboratorio de Barcelona que trabajaba con otro equipo español. Al resto solo le he visto por los pasillos o en el comedor. Bueno, ahora que lo pienso, Ana me ayudó una vez con la fotocopiadora. Está en un equipo de investigación ruso.

La gente que aún está sana permanece en la última cubierta. Las ventiscas son tan frecuentes y el frío tan intenso, que no creo que estén en mejores condiciones que nosotros. Tan sólo nos comunicamos por radio y dos veces al día nos envían comida por medio de un montacargas. Por suerte, Marta está con ellos. Espero que la ayuda llegue pronto.

Nos han acondicionado un laboratorio, dos camarotes y un aseo con ducha. El resto de salas están a oscuras y llenas de cajas y trastos. Hacia la popa, los pasillos conducen a bodegas de almacenaje, sala de máquinas y generadores. Por lo visto han cortado la calefacción de esas zonas para ahorrar energía. Se acabó el footing.

Tercera parte

Gonzalo López Sánchez

Gonzalo López Sánchez, nacido en Barcelona en 1987, aunque posteriormente reside en Madrid, Guadalajara y Málaga. Licenciado en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Microbiología en la misma universidad. Aficionado a la historia, los juegos de rol y la escritura de relatos breves.

Últimas publicaciones de Gonzalo López Sánchez (ver todo)

2 Comentarios

  1. por Lascivo publicado el 14/11/2010  18:37 Responder

    Empieza a coger forma.
    Tengo una duda: ¿cuánta gente ha muerto aproximadamente? Es decir, ¿cuánta gente había inicialmente?

  2. por xplorador publicado el 14/11/2010  21:08 Responder

    A bordo del barco no todo el mundo maneja toda la información. Hay rumores, hay gente que de repente tiene que entrar en cuarentena. Me parecía interesante no ahondar en ciertos detalles, para trasladar mejor la perspectiva que el protagonista tiene de las cosas. El no saber cuánta gente ha muerto, pero sí saber que hay una sala llena de cadáveres, me parece más aterrador y más realista. Como si lo vivieras tú. Creo que ésto resulta de hecho agobiante.

    El "Polar Star" es un barco oceanográfico importante, en el que trabajan bastantes grupos de investigación.Tiene cuatro niveles bajo la cubierta, así que es bien grande. Yo me imaginaba que habría unas 150 personas,entre tripulación y personal investigador.

    Si os gusta el relato, estoy pensando en continuarlo, no sé si en forma de relato o con más extensión.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada